Skip Navigation LinksPortada > Jurisprudencia y Legislación > Boletín Judicial (Disponibles a partir del año 1994)

Boletín Judicial (Disponibles a partir del año 1994)


B.J. NO. 1205, ABRIL 2011
Sentencia impugnada: Cámara Penal de la Corte de Apelación de La Vega, del 14 de septiembre de 2010.Materia: Correccional.Recurrentes: Aniano Gregorio Rivas Taveras.Abogados: Licdos. José Manuel Ferreiras González, Eddy Antonio Alcántara Castillo y Eusebio Peña Almengo.Recurrido: Patricio Antonio Nina Vásquez.Abogados: Dr. Manuel Sánchez Chevalier y Lic. Carlos A. Lorenzo.
 

Dios, Patria y Libertad
República Dominicana En N
 
r/>En Nombre de la República, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces Hugo Álvarez Valencia, Presidente; Edgar Hernández Mejía y Víctor José Castellanos Estrella, asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional, hoy 27 de abril de 2011, años 168° de la Independencia y 148° de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por Aniano Gregorio Rivas Taveras, dominicano, mayor de edad, soltero, empresario, cédula de identidad núm. 061-0004019-2, domiciliado y residente en el municipio de Gaspar Hernández, provincia Espaillat, actor civil, contra la sentencia dictada por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de La Vega el 14 de septiembre de 2010, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído al Lic. José Manuel Ferreiras González, en la lectura de sus conclusiones, en representación de Aniano Gregorio Rivas Taveras, parte recurrente;

Oído al Lic. Carlos A. Lorenzo, por sí y por el Dr. Manuel Sánchez Chevalier, en la lectura de sus conclusiones, en representación de Patricio Antonio Nina Vásquez, parte recurrida;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Visto el escrito motivado suscrito por los Licdos. José Manuel Ferreiras González, Eddy Antonio Alcántara Castillo y Eusebio Peña Almengo, en representación del recurrente, depositado el 1ro. de noviembre de 2010, en la secretaría de la corte a-qua, fundamentando dicho recurso;

Visto el escrito de contestación suscrito por el Dr. Manuel Sánchez Chevalier, en representación de Patricio Antonio Nina Vásquez, depositado el 17 de noviembre de 2010, en la secretaría de la corte a-qua;

Visto la resolución de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia del 8 de febrero de 2011, que declaró admisible el recurso de casación citado precedentemente, fijando audiencia para conocerlo el 16 de marzo de 2011;

Visto la Ley núm. 25 de 1991, modificada por la Ley núm. 156 de 1997;

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia después de haber deliberado, y vistos los artículos 65 y 70 de la Ley sobre Procedimiento de Casación, y 418, 419, 420, 421, 422, 425, 426 y 427 del Código Procesal Penal;


Considerando, que en la decisión impugnada y en los documentos que en ella se refieren, son hechos constantes los siguientes: a) que el 6 de enero de 2010, el señor Aniano Gregorio Rivas Taveras, presentó por ante la Presidencia de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Espaillat una instancia contentiva de una acusación con constitución en actor civil, en contra de Patricio Antonio Nina Vásquez, por supuesta infracción a los artículos 367 y siguientes del Código Penal, toda vez que el 7 de diciembre de 2009, el nombrado Patricio Antonio Nina Vásquez, compareció al programa de televisión Noticia TNC, que se difunde por el canal 58 del sistema de cable de la ciudad de Espaillat, emitiendo declaraciones ofensivas, difamatorias y que atentan contra la dignidad y la moral del querellante; b) que para el conocimiento del asunto fue apoderada la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Espaillat, la cual dictó su sentencia el 26 de abril de 2010, cuyo dispositivo es el siguiente: “PRIMERO: Se declara el desistimiento tácito del actor civil constituido y a su vez del querellante constituido por no haber comparecido encontrándose debidamente citado y haberse incluido a prueba testimonial en el presente caso; en consecuencia, se declara extinguida la acción penal y civil seguida en contra del imputado y civilmente demandado, Patricio Antonio Nina Vásquez, conforme lo expresado anteriormente; SEGUNDO: Se condena al señor Aniano Gregorio Rivas Taveras, en su condición de querellante y actor civil constituido, al pago de las costas penales y civiles que se han generado en el presente proceso distraibles las mismas a favor del imputado y civilmente demandado y de los abogados de la defensa constituidas”; c) que con motivo del recurso de alzada interpuesto, intervino la decisión ahora impugnada, dictada por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de La Vega el 14 de septiembre de 2010, cuyo dispositivo es el siguiente: “PRIMERO: Rechaza el recurso de apelación interpuesto por los Licdos. José Manuel Ferreiras González y Eusebio Peña Aluengo, y Dr. Eddy Antonio Alcántara Castillo, quienes actúan en representación del querellante Aniano Gregorio Rivas Taveras, en contra de la sentencia núm. 00017/2010, del 26 de abril de 2010, dictada por la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Espaillat; en consecuencia, confirma la sentencia impugnada; SEGUNDO: Condena al recurrente al pago de las costas de esta instancia, sin distracción de las civiles por no haber pedimento en ese sentido; TERCERO: La lectura de la presente sentencia vale notificación para todas las partes que quedaron citadas para su lectura”;


Considerando, que en su escrito de casación, el recurrente, alega lo siguiente: “Que los Honorables Magistrados que conocieron de la audiencia ante la Corte de Apelación en su escrito, el cual no tiene ningún considerando, mucho menos no tiene ningún motivo la referida sentencia, es una sentencia vacía y el Juez a-quo, rechazó el recurso porque el juez de primer grado había emitido una decisión anterior estableciendo que los documentos de justificación de incomparecencia depositado por el querellante fueron depositados fuera de plazo, lo que implicó que la corte de La Vega rechazara el recurso de apelación, ya que los documentos para la justificación de la incomparecencia según el artículo 124 y 271 del Código Procesal Penal, establecen un plazo de 48 horas, para el depósito de los mismos y el tribunal entendió que la sentencia fue notificada en fecha 26, lo que ha sido el error de todos y la razón de todos los recursos que se han interpuesto con relación a este proceso, y resulta que los documentos para la justificación de la incomparecencia sí fueron depositados dentro del plazo que establece la ley en la materia, por tal razón solicitamos una certificación a la secretaria del tribunal para con esta demostrarle a esa Honorable Suprema Corte de Justicia que los documentos de justificación de incomparecencia que es la única razón por la cual la corte rechazó el recurso según su escrito, le fueron depositados al tribunal en fecha 29 de abril de 2010, y al Lic. José Manuel Ferreiras, se le notificó el 27 de abril de 2010, no en fecha 26 como lo estableció la sentencia emitida por la Corte de Apelación, certificación que establece la fecha de cuando se notificó al abogado de la parte recurrente, lo que significa que existe la contradicción en la sentencia relacionada con la realidad de los hechos, razón por la cual se efectúa el presente recurso; que el Juez a-quo, de la Corte de Apelación, tuvo como punto de partida que al Lic. José Manuel Ferreras González, abogado del querellante y actor civil, se le notificó la sentencia el 26 y se depositó la justificación de incomparecencia en fecha 29 de abril de 2010, lo que no fue cierto, sino que dicha sentencia fue notificada en fecha 27 de abril de 2010, tal y como lo expresa la certificación que anexamos al presente recurso, donde queda establecido que no fue en fecha 26, sino el 27, por lo que existe la contradicción y la ilogicidad cometida por el tribunal”;


Considerando, que la corte a-qua para fundamentar su fallo expuso los siguientes argumentos: “a) El contexto procesal en el cual se desarrollaron los eventos que hoy nos ocupan tiene su génesis en un acción de carácter privada inocada por Aniano Gregorio Rivas Taveras, en contra de Patricio Antonio Nina Vásquez, por la supuesta imputación del ilícito de difamación e injuria. En esa tesitura, es menester señalar, que en la audiencia celebrada el 22 de marzo del corriente por ante la Cámara a-qua se produjo, a pedimento de la parte querellante y actor civil, el envió de la vista para el 26 de abril de 2010, a las 9:00 horas de la mañana, a los fines de citar al testigo Eudy Omar Álvarez Cedaño, valiendo citación la indicada resolución para las partes presentes, dentro de la cuales, obviamente, se encontraba la parte querellante y actor civil, sin embargo, en la audiencia pre señalada, es decir, la del día 26 de abril del año en curso, el querellante no compareció, razón por la cual el Juez a-quo declaró el desistimiento tácito del actor civil y a su vez querellante por no haber no obstante estar debidamente citado, y como consecuencia de ello declaró extinguida la acción penal y civil seguida en contra del imputado Patricio Antonio Nina Vásquez. Dicha sentencia fue recurrida ante esta corte bajo los fundamentos que se indicarán a continuación; b) En efecto, en el recurso de apelación que se examina, el recurrente alega, en síntesis, lo siguiente: que de conformidad a los certificados médicos expedidos en fecha veintitrés de abril del año en curso, se encontraba aquejado de cefalea por crisis hipertensiva y le recomendaron 10 días para fines de tratamiento, los cuales son razones justificativas para entender que no pudo comparecer a la audiencia; que el juez falló ultra petita, ya que los abogados del imputado nunca solicitaron el desistimiento del querellante, alegó en audiencia, que había depositado en tiempo hábil la justa causa de la incomparecencia conforme se aprecia en la instancia depositada en fecha 29 de abril del corriente, la cual fue declarada inadmisible de manera errónea por el Juez a-quo; c) La cuestión planteada precedentemente hacen que surtan aplicación de manera operativa los artículos 124 y 271 del Código Procesal Penal, en el caso concreto, y obliga a esta jurisdicción a determinar si el juez de la Cámara a-qua aplicó correctamente los textos de referencias y, por demás, nos permitirá establecer si la incompetencia del querellante implica necesariamente el pronunciamiento del desistimiento de la querella, si el juez puede de oficio y a partir de qué momento se deberá acreditar la justa causa de la incomparecencia, en el caso específico del actor civil; d) …es importante recordar para lo que aquí importa, que el querellante Aniano Gregorio Rivas Taveras, no compareció a la audiencia celebrada en fecha 26 de abril del año 2010, por ante la Cámara a-qua, sin acreditar ningún tipo de causa justificada que impidiera su comparecencia, razón por la cual el juez de origen declaró el desistimiento tácito del querellante y actor civil con lo cual aplicó de manera correcta el artículo 271 en su numeral 4to. del Código Procesal Penal, cuyo desistimiento puede ser pronunciado de oficio por el juez o a petición de cualquiera de las partes, tal y como lo dispone la parte in fine del texto ut supra, por lo tanto carece de apoyatura jurídica el alegato del recurrente en ese aspecto, toda vez que el juez, ante la situación fáctica creada en la audiencia que ya hemos narrado, aplicó los términos claros y precisos del reiteradamente citado artículo 271 del Código Procesal Penal. Cabe agregar, que conforme se destila de la sentencia impugnada, el pronunciamiento del desistimiento de que se trata fue hecho a solicitud de la defensa del imputado; e) Por otro lado, cabe preguntarse ¿a partir de qué fecha o actuación procesal debe el actor civil acreditar la justa causa de la incomparecencia a juicio? la respuesta se desprende de la parte in fine del artículo 124 del Código Procesal Penal…; el texto precitado, es sumamente claro al establecer las dos estaciones procesales en las cuales debe ubicarse la acreditación de la justa causa, entiéndase, antes del inicio de la audiencia o del juicio, lo cual es racionalmente correcto, pues una persona que no pueda comparecer a esa fase del proceso debe indicarlo, antes de la audiencia, pero si no lo hace en esa fase el legislador le ofrece otra oportunidad que se ubica dentro de las 48 horas siguientes a la fecha de fijada la audiencia, cuyo cómputo en el caso de la especie, tuvo como punto de partida el 26 de abril de 2010, y resulta que el querellante depositó por ante la secretaría de la Cámara a-qua su pretendida justificación de incomparecencia el día 29 de abril del corriente, lo que implica que lo hizo fuera del plazo establecido en la parte in fine del artículo 124 del Código Procesal Penal”;


Considerando, que del examen de la sentencia impugnada se aprecia que contrario a lo esgrimido por el recurrente, la corte a-qua luego de apreciar lo alegado por éste, rechazó su recurso de apelación, basándose, en que sin causa justificada el querellante y actor civil, quien a su vez fue ofertado como prueba testimonial, no compareció a la audiencia para la cual se encontraba debidamente citado, así como en el hecho de que el mismo presentó su pretendida justificación de incomparecencia fuera del plazo de las 48 horas siguientes a la fecha fijada para la audiencia, conforme lo dispone el artículo 124 del Código Procesal Penal; por consiguiente procede rechazar el presente recurso.

Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por Aniano Gregorio Rivas Taveras, contra la sentencia dictada por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de La Vega el 14 de septiembre de 2010, cuyo dispositivo ha sido copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Condena al recurrente al pago de las costas.

Firmado: Hugo Álvarez Valencia, Edgar Hernández Mejía y Víctor José Castellanos Estrella. Grimilda Acosta, Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.

www.suprema.gov.do