Skip Navigation LinksPortada > Jurisprudencia y Legislación > Boletín Judicial (Disponibles a partir del año 1994)

Boletín Judicial (Disponibles a partir del año 1994)


B.J. NO. 1218 MAYO 2012

Sentencia impugnada: Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación de Santiago, del 5 de agosto de 2010.

Materia: Civil.

Recurrente: Juana Santos.

Abogado: Lic. Eddy de Jesús Hernández.

Recurrida: Mirelis Elizabeth Amaro Peralta.

Abogado: Lic. Jorge David Ulloa Ramos.
SALA CIVIL y COMERCIAL
Inadmisible
Audiencia pública del 30 de mayo de 2012.

Preside: Julio César Castaños Guzmán.
 

Dios, Patria y Libertad
En Nombre de la República,
 
la Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, actuando como Corte de Casación, dicta en audiencia pública la sentencia siguiente:

Sobre el recurso de casación interpuesto por la señora Juana Santos, dominicana, mayor de edad, casada, empleada privada, portadora de la cédula de identidad y electoral núm. 096-0015007-3, domiciliada y residente en la calle 3 núm. 8, manzana E, de Villa Tabacalera de Pontón, municipio Navarrete, provincia Santiago, contra la sentencia civil núm. 00229/2010 de fecha 5 de agosto de 2010, dictada por la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído el dictamen de la Magistrada Procuradora General Adjunta de la República, el cual termina así: “Único: Que en el caso de la especie, tal y como señala el segundo párrafo del artículo 11 de la Ley No. 3726, de fecha 29 del mes de diciembre del año 1953, sobre Procedimiento de Casación, por tratarse de un asunto que no ha sido objeto de comunicación al Ministerio Público por ante los Jueces del fondo, Dejamos al criterio de la Suprema Corte de Justicia, la solución del presente recurso de casación”;

Visto el memorial de casación depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia, el 30 de septiembre de 2010, suscrito por el Lic. Eddy de Jesús Hernández, abogado de la parte recurrente, señora Juana Santos;

Visto el memorial de defensa depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia, el 15 de octubre de 2010, suscrito por los Lic. Jorge David Ulloa Ramos, abogado de la parte recurrida, señora Mirelis Elizabeth Amaro Peralta;

Vistos, la Constitución de la República, los Tratados Internacionales de Derechos Humanos de los cuales la República Dominicana es signataria, las decisiones dictadas en materia constitucional, las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos; la Ley núm. 25 de fecha 15 de octubre 1991, modificada por la Ley núm. 156 de 10 de julio de 1997, y los artículos 1, 5 y 65 de la Ley núm. 3726, sobre Procedimiento de Casación, de fecha 29 de diciembre de 1953, modificada por la Ley núm. 491/08 de fecha 19 de diciembre de 2008;

Visto el auto dictado el 28 de mayo de 2012, por el magistrado Julio César Castaños Guzmán, Presidente de la Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, por medio del cual se llama a sí mismo y a los magistrados Martha Olga García Santamaría, Víctor José Castellanos Estrella, José Alberto Cruceta Almánzar y Francisco Antonio Jerez Mena, jueces de esta Sala Civil y Comercial para integrar la misma en la deliberación y fallo del recurso de casación de que se trata, de conformidad con la Ley núm. 926 de fecha 21 de julio de 1935, reformada por el artículo 2 de la Ley núm. 294 del 20 de mayo de 1940;

La CORTE, en audiencia pública del 23 de noviembre de 2011, estando presentes los jueces Rafael Luciano Pichardo, Presidente; Eglys Margarita Esmurdoc, Ana Rosa Bergés Dreyfous y José E. Hernández Machado, asistidos de la secretaria, y después de haber deliberado los jueces signatarios de este fallo;


Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere consta lo siguiente: a) que con motivo de la demanda en lanzamiento de lugar y/o desalojo, incoada por la señora Mirelis Elizabeth Amaro Peralta, contra la señora Juana Santos, la Primera Sala de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santiago, dictó en fecha 6 de noviembre de 2008, la sentencia civil núm. 365-08-002419, cuyo dispositivo, copiado textualmente, es el siguiente: “PRIMERO: Autoriza a la señora MIRELIS ELIZABETH AMARO PERALTA, realizar el lanzamiento de lugar o desalojo de la señora JUANA SANTOS y/o de cualquier ocupante a cualquier título, del siguiente inmueble; la casa No. 8, de la Manzana E, de la calle 3, del proyecto denominado Portón-Barrero, Navarrete, Provincia de Santiago; SEGUNDO: Condena a la señora JUANA SANTOS al pago de las costas del proceso, con distracción de las mismas en provecho de los LICDOS. JOSÉ OSCAR RODRÍGUEZ DE LEÓN Y JORGE DAVID ULLOA, abogados que afirman estarlas avanzando”; b) que sobre el recurso de apelación interpuesto por la señora Juana Santos, mediante acto núm. 38-2009, de fecha 17 de octubre de 2005, instrumentado y notificado por el ministerial Domingo A. Silverio R., Alguacil Ordinario del Juzgado de Paz de Villa Bisonó, contra la sentencia arriba indicada, intervino la sentencia civil núm. 00229/2010, dictada por la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago, el 5 de agosto de 2010, ahora impugnada, cuyo dispositivo, copiado textualmente, es el siguiente: “PRIMERO: DECLARA regular en cuanto a la forma, el recurso de apelación interpuesto por la señora JUANA SANTOS, contra la sentencia civil No. 365-08-02419, dictada en fecha Seis (06) del mes de Noviembre del Dos Mil Ocho (2008), por la Primera Sala de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santiago, en provecho de la señora MIRELIS ELIZABETH AMARO PERALTA, por circunscribirse a las formalidades y plazos legales vigentes; SEGUNDO: En cuanto al fondo, RECHAZA el presente recurso de apelación, por improcedente y mal fundado, en consecuencia CONFIRMA en todas sus partes, la sentencia recurrida; TERCERO: RECHAZA ordenar la ejecución provisional de la presente sentencia y RECHAZA CONDENAR a la parte recurrente, al pago de astreinte, para garantizar la ejecución en cuestión, por no existir las condiciones que exigen ambas condenaciones para ser acordadas; CUARTO: COMPENSA las costas”;


Considerando, que de conformidad con lo que dispone el artículo 5 de la Ley sobre Procedimiento de Casación, en los asuntos civiles y comerciales el recurso de casación se interpondrá con un memorial suscrito por abogado, que contendrá todos los medios en que se fundamenta, así como las explicaciones en las que se sustentan las violaciones de la ley alegadas por el recurrente;


Considerando, que como ha sido juzgado por esta Corte de Casación, la enunciación de los medios y el desarrollo de los mismos en el memorial, son formalidades sustanciales y necesarias para la admisión del recurso de casación en materia civil o comercial, a menos que se trate de medios que interesen al orden público; que en consecuencia, la Suprema Corte de Justicia, en funciones de Corte de Casación, debe pronunciar de oficio, la inadmisibilidad del recurso cuando el memorial de casación no contenga las violaciones legales imputadas a la sentencia impugnada;


Considerando, que es importante destacar, que si bien es cierto que la enunciación de los medios no debe estar sujeta a formas sacramentales, no menos cierto es que los medios en que se sustenta el recurso de casación deben ser redactados en forma precisa que permita su comprensión y alcance, lo que no ocurre en la especie, ya que la recurrente, la señora Juana Santos, en el caso bajo estudio se ha limitado a exponer ampliamente cuestiones de hecho y simples menciones de textos legales, sin definir su pretendida violación, ni de manera precisa los vicios que le imputa a la sentencia impugnada, por lo que no se cumple con las condiciones mínimas exigidas por la ley para que esta Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, como Corte de Casación, pueda ejercer su control, razón por la cual se encuentra imposibilitada de conocer del recurso de casación de que se trata, el cual, frente a estas circunstancias, debe ser declarado inadmisible;


Considerando, que cuando el recurso de casación es decidido por un medio suplido de oficio por la Suprema Corte de Justicia, como ocurre en el presente caso, el numeral 2 del artículo 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación, permite la posibilidad de que las costas del proceso puedan ser compensadas.

Por tales motivos, Primero: Declara inadmisible el recurso de casación interpuesto por la señora Juana Santos, contra la sentencia núm. 00229/2010 de fecha 5 de agosto de 2010, dictada por la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago, cuyo dispositivo figura en parte anterior de este fallo; Segundo: Compensa las costas.

Así ha sido hecho y juzgado por la Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, y la sentencia pronunciada por la misma en la ciudad de Santo Domingo de Guzmán, en su audiencia pública del 30 de mayo de 2012, años 169 de la Independencia y 149º de la Restauración.

Firmado: Julio César Castaños Guzmán, Martha Olga García Santamaría, Víctor José Castellanos Estrella, José Alberto Cruceta Almánzar y Francisco Antonio Jerez Mena. Grimilda Acosta, Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada, firmada y pronunciada por los señores Jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.

www.suprema.gov.do